Detectada la plaga en el Valle del Genal

Gran preocupación en el Sector ya que no habrá Torymus este año

Este fin de semana nos hemos encontrado con la peor de las noticias: Aparecen las agallas de la terrible plaga de la Avispilla del castaño en varios municipios del Valle del Genal. Concretamente en los municipios de Parauta, Igualeja, Pujerra y Júzcar. En éste último, el foco afecta a un centenar de árboles.

Primeras_agallas_en_Parauta_2015

Se está presentando con especial virulencia en los ejemplares de variedades bravías e injertas no pilongas (las denominadas por la zona como Portuguesa, Agosteña y Gallega) pero lo más llamativo es que se aprecian en todos los focos agallas secas del año pasado, lo que indica que la plaga ya estaba en nuestro Valle, al menos, desde 2013.

Pensábamos que los plazos eran los correctos, ya que la plaga estaba en la provincia, pero aun no en el Valle del Genal, pero estos focos con agallas secas cambian todos los plazos.

Es por ello que la Administración nos convocó ayer día 22 de abril de manera urgente a los productores, alcaldes y Organizaciones Agrarias para informar de las actuaciones que se están llevando a cabo y consensuar la forma de actuar para combatir la plaga de la mejor manera.

El principal handicap con el que nos encontramos es que el Ministerio de Agricultura no ha autorizado la lucha biológica contra la avispilla. Sólo hay permiso para la suelta "controlada" del parasitoide Torymus Sinensis en las zonas afectadas de El Juanar y otras de Ojén, Monda y otros focos cercanos. Estas sueltas serán con carácter experimental y de sus resultados se beneficiarán, según la Administración, el resto de zonas productoras de castaña de España.

No estaba prevista, aunque según el Delegado de Medio Ambiente en Málaga sí solicitada a la Administración Central, la suelta masiva de Torymus Sinensis en el Valle del Genal ya que sólo se tenía constancia de la presencia en la zona de dos adultos de Avispilla que fueron capturados mediante trampas en el verano de 2.014 y, en estos niveles de infestación la lucha biológica no es efectiva.

Así pues, para este año 2.015 la única solución que desde Medio Ambiente se nos propone al sector es cortar y destruir el 100% de las agallas que encontremos en nuestros castañares. Las agallas tienen mucha pervivencia una vez arrancadas de su rama, por lo que son capaces de criar a la larva de la avispilla fuera del árbol, es por ello que se ampliarán los permisos de quema durante el mes de mayo para poder acabar de manera efectiva con los focos. Por este mismo motivo no se recomienda trasladar agallas a otras zonas límpias por el alto riesgo de contagio que esto conlleva.Reunión urgente con el Sector en Ronda 22/04/15

Desde la cooperativa hacemos un llamamiento a nuestros socios y amigos castañeros del Valle del Genal a que colaboren con labores de vigilancia extrema de sus castaños en estos días en los que los brotes están desarolllándose y es cuando mejor se observan. Haciendo especial hincapié en las varetas y ramas bravías así como en las variedades distintas a la Pilonga se tiene más posibilidades de éxito y es allí dónde habrá que intensificar la observación.

En el momento que se detecte la presencia de las agallas, inmediatamente se debe avisar a los agentes de Medio Ambiente (teléfonos 670948944 600289906 y 697959880) mediante el envío de una foto y de la geolocalización mediante, por ejemplo, la aplicación Whatsapp.

Posteriormente se deben limpiar los castaños de todas la agallas existentes y proceder a su eliminación mediante su quema. La administración hará estos trabajos en los castaños situados en Monte Público, pero en las parcelas privadas, serán los propietarios los que deberán costear la eliminación. Esto hay que hacerlo con gran celeridad ya que los adultos de la avispilla empezarán a emerger en la segunda quincena de mayo y las agallas, evidentemente, habrá que destruirlas con anterioridad.

Estamos convencidos de que este tipo de actuación disminuirá en gran medida la intensidad de la infestación de la próxima primavera, pero igualmente sabemos que no la detendrá por lo que es necesario, y así se lo hicimos saber desde el sector a los representantes de la Junta de Andalucía presentes en la reunión de ayer, que desde este mismo momento se tomen las medidas oportunas y se den los pasos necesarios para conserguir por parte del Ministerio la autorización para la suelta masiva en el Valle del Genal para 2.016.

El Torymus Sinensis como depredador específico del Dryocosmus Kuriphilus (avispilla del castaño) está ya introducido en Europa desde hace una década en Italia y su experiencia está sirviendo a las autoridades del resto de Europa (Francia, Portugal,..) a tomar la decisión de introducirlo también en sus castañares sin miedo a unos posibles efectos nocivos sobre los ecosistemas locales que no se han dado en ningún caso desde hace más de 30 años.

La experiencia de nuestros colegas italianos nos indica también la importancia de no retrasar la introducción del depredador y no esperar a que un nivel de infestación excesivo provoque que el tiempo que necesite la lucha biológica para controlar la plaga sea tan largo que provoque la desaparición del sector en el Valle del Genal por su falta prolongada de rentabilidad. 

Es momento de actuar en nuestros campos, pero también exigimos que se actúe desde los despachos para no dejar pasar la oportunidar de mantener productivas nuestras fincas para lo que no hay otra opción que no pase por introducir masivamente el Torymus Sinensis en primavera de 2.016. Si llegada esa fecha disponemos de un número demasiado alto de parasitoides para los niveles de infestación alcanzados el perjuicio económico no será alto si así conseguimos controlar la presencia del cinípide desde niveles bajos.

Está estudiado que con niveles de contaminación por agallas de hasta el 30% de la masa foliar del castaño, éste no ve mermada su rentabilidad productiva. Tenemos que tener controlada la plaga en esos niveles (o inferiores), sabemos que vamos a tener que aprender a convivir con ella y que tendremos que cambiar nuestros hábitos en las labores de cultivo, pero para ello debemos dar el primer paso y éste aun no se ha dado.